Twitter
Suscripción

Permacultura:

Ética y aptitudes de la permacultura

Permacultura 08/03/2013 casa de fibras

La Permacultura nace oficialmente en el año 1978 con la publicación del Libro Permaculture One, de los autores Bill Mollison y David Holmgrem.

La publicación sale a la luz en Australia -de donde son nativos los autores-, tras su colaboración en la universidad, siendo Bill tutor de David, y su base es la ecología aplicada al diseño técnico.

 

 

 

 

 

PRINCIPIOS ÉTICOS DE LA PERMACULTURA.

 

Los principios éticos no estaban nombrados explícitamente en la literatura inicial, pero a partir de los cursos desarrollados por los autores, la ética como ahora la conocemos, se fue  desarrollando en tres principios básicos y amplios:

 

 

  • Cuidado de la Tierra (conservación de los sistemas naturales, suelo, biodiversidad, bosques, agua y aire).
  • Cuidado de las personas (ocuparse de sí mismo, así como de los familiares, y de la comunidad).
  • Repartición justa. Redistribución de los excedentes (límites al consumo y al desarrollo de la natalidad desmesurada).

 

Estos principios son la esencia de la investigación ética comunitaria, adoptada por las viejas culturas religiosas y por los grupos cooperativos modernos. El tercer principio y segundo derivan del primero. Asimismo, estos han sido pensados y utilizados como fundamentos incuestionables del diseño permacultural, dentro del mismo movimiento y dentro del “mundo global” que comparten las gentes con un punto de vista afín. Esta ética de la Permacultura puede verse como una herramienta genérica y común  de las cultura tradicionales y de los pueblos indígenas, dado que estas culturas han sido evidencia clara de coexistencia en harmonía con la naturaleza, con el hábitat que les rodeaba.  De ahí que muchas afirmaciones, o mejor expresado, ideales éticos surgen del subconsciente de los pueblos adaptados al medio natural; de la enseñanza ancestral no registrada en documentos - y de ahí cómo pueblos no civilizados según la óptica de occidente han convivido en su medio natural, respetando y escuchando a la madre tierra y siendo meros espectadores de la naturaleza a lo largo de la historia.

Pero la Permacultura no sólo se ha nutrido de ideales, o formas ancestrales de pueblos indígenas, sino de la necesidad de cambiar el statu quo de las imperantes sociedad industriales, que no sólo son insostenibles, sino que viven en total caos, desgaste de recursos, y agotamiento energético, por ello el cambio es obvio y totalmente necesario, por ello los autores de la Permacultura, a parte del diseño recogen en su obra unos requisitos éticos, a partir de escuchar las preocupaciones de gente que mira al futuro de una forma diferente, de la necesidad de cambio, y de la necesidad de estructuras no agotadoras; valores y conceptos que han surgido de nuestra historia cultural reciente.

 

 

Ante la necesidad de subrayar esquemáticamente los sectores a trabajar y acotar el futuro se crea un nuevo tipo de esquema llamada “Flor de la Permacultura”.

 

 

LA FLOR DE PERMACULTURA

 

Comenzando por la ética y los principios enfocados en el ámbito critico del manejo y de la administración de la tierra y la naturaleza, la Permacultura evoluciona hacia la aplicación progresiva de estos principios en la integración de los siete ámbitos reflejado en el esquema flor y necesarios para sostener a la humanidad durante el actual declive energético.

 

 

 

 

 

Además de la flor de la Permacultura y de los principios éticos, hay que distinguir un principio clave enmarcado dentro de los principios de diseño, que en sus orígenes surge como el onceavo principio, pero que más tarde se ha integrado como actitudes de la Permacultura para poder desarrollar los pétalos del esquema “flor de la Permacultura”.  

 

 

 

PRINCIPIOS DE ACTITUD

En un principio formaba parte de los principios de diseño que trataremos más adelante, pero estos sólo hablaban del lugar, el medio ambiente o el diseño final, por ello lo que como último principio aparecía el onceavo, llamado “principio de actitud”. Estaba enfocado a las personas que viven y disfrutan el hábitat, donde se  desarrollaban las premisas que veremos a continuación y estaba enfocado a las personas que viven y disfrutan el hábitat. Con el paso del tiempo y la continuación de la obra de Bill Mollison, estos principios se contemplan como un apoyo complementario a esa ética y no al desarrollo técnico del diseño y por esta razón lo relatamos aparte, donde se desarrollaban las premisas que veremos a continuación

 

Estas actitudes sirven para desarrollar los pétalos de la Permacultura y se desarrollan en las siguientes premisas:

 

  1. La Permacultura se basa en dar soluciones a los problemas.
  2. Recogida intensiva de datos e imaginación.
  3. Trabajar a favor de la naturaleza.
  4. No se ha de hacer cualquier cosa por hacer, se ha de sentir.
  5. El rendimiento de un sistema está limitado sólo por la imaginación.
  6. Esfuerzo mínimo y máximo rendimiento.
  7. Todo acto tiene un efecto.
  8. Trabajar donde es más necesario.
  9. Que sea divertido el diseño y el aprendizaje.
Comenta pinchando aquí
by-nc-nd Artículo con licencia: Creative Commons