Twitter
Suscripción

Especiales:

Producción ecológica de pollos de engorde

Especiales 04/09/2013 casa de fibras

Producción ecológica de pollos de engorde

 

“Lo que distingue a las mentes verdaderamente originales no es ver por

primera vez algo nuevo, sino ver como nuevo algo viejo, conocido desde

siempre, visto y olvidado por todos”

Friedrich Nietzsche, “Cómo se filosofa a martillazos”

 

 

La carne de pollo se considera el tipo de carne más consumida; su consumo per cápita creció un 12% en el período 2008-2010. Este tipo de carne siempre se ha catalogado como “buena” (excelente fuente nutricional con valores bajos de grasa pero de adecuada calidad), es blanca, nutritiva y apta para todas las edades, de fácil preparación y sin contraindicaciones por motivos religiosos.

El año 2011, según las estadísticas de agricultura ecológica que edita cada año el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente en España, hay 55 explotaciones certificadas de aves de engorde. Estas explotaciones se concentran en las comunidades de Catalunya, Galicia y Baleares, si tenemos en cuenta el número de explotaciones en cada comunidad, y un total de 105.217 cabezas de ganado. En Catalunya encontramos un censo de 15.087 cabezas repartidas entre 17 explotaciones.

En los últimos tres años la producción de pollo de engorde ha aumentado progresivamente. Se trata de un sector estratégico y con un potencial de crecimiento muy grande.

 

Tiempo de conversión a ecológico:

En agricultura ecológica existen unos períodos de conversión que afectan a los animales y a la base territorial asociada a estas producciones. En el caso de las aves de corral destinadas a la producción de carne el período de conversión es de 10 semanas, siempre que los animales se hayan adquirido antes de los tres días de vida. Así pues, actualmente no encontramos centros donde se puedan adquirir pollitos ya considerados ecológicos. Es por este motivo que actualmente la producción se inicia con animales considerados convencionales con una edad máxima de 3 días de vida, y si seguimos las pautas de la producción ecológica, a las 10 semanas estos mismos animales ya se consideran ecológicos.

En referencia a la base agrícola asociada a la producción de pollo de engorde debemos saber que la superficie dedicada a la obtención de la alimentación deberá pasar un período de 2 años en reconversión (cultivos anuales, herbáceos y praderas). Este período se puede reducir en caso de poder acreditar que en la finca agrícola no se han aplicado productos prohibidos por la reglamentación de producción ecológica, que su a su vez será acreditado y justificado al organismo competente que regule la certificación.

La reconversión de los pastos, espacios al aire libre y zonas de ejercicio en el caso de los animales no herbívoros podrá reducirse a un año. En algunos casos éste período de reconversión puede disminuir más si podemos justificar que dichas zonas no han sido tratadas con herbicidas ni otras sustancias prohibidas por la reglamentación, durante los doce meses anteriores al inicio de la actividad.

 

Sistema de producción:

El ciclo de producción de los pollos se pude esquematizar en tres fases:

  • Inicio: del día 1 al día 21; en esta fase predomina el desarrollo esquelético de los animales. En esta fase los animales no tendrán acceso a la zona de patio o ejercicio al aire libre. Estarán dentro del nido y en un espacio reducido que iremos aumentando progresivamente.
  • Crecimiento: a partir del día 21. En ésta fase desarrollarán su masa muscular. Los animales ya tienen acceso al patio o espacio de ejercicio al aire libre.
  • Acabado: se concentra en los últimos días de la fase de engorde. En esta fase debemos conseguir mantener la masa muscular, ya que es cuando se produce el depósito de grasa intramuscular, que será lo que dará sabor al producto.

 

MANEJO AMBIENTAL:

Temperatura:

Durante las primeras tres semanas de vida, se recomienda utilizar una pollera. La pollera será un espacio más reducido dentro del mismo nido, en el cual se alojarán los pollitos. Es recomendable que la pollera sea circular para evitar las esquinas y los posibles amontonamientos de animales en ellas.

Es importante tener un termómetro dentro de la pollera, para controlar la temperatura. Debemos colocarlo cerca de la zona donde tenemos los pollitos para saber exactamente la temperatura que perciben.

 

En la fase inicial los pollos tienen la necesidad de mantener la temperatura corporal, pero su sistema, el cual permite la regulación de la temperatura, aún no se encuentra bien desarrollado. Recordemos que los pollos llegan a nuestra explotación con menos de 3 días de vida, con lo que sólo tienen desarrolladas unas pequeñas plumas muy finas con una capacidad de termorregulación muy baja. Debido a estas circunstancias debemos tener en cuenta que en estas primeras semanas debemos dar a los animales un espacio correcto con una temperatura también correcta según su edad y si es conveniente, con calefacción. La calefacción debe ajustarse a las necesidades de los pollitos. A medida que se va desarrollando el plumaje definitivo deberemos disminuir la calefacción hasta que ya no sea necesaria. En este momento, los animales ya podrán salir del nido.

                                                                                                                    

Progresivamente las plumas definitivas de los pollos se irán desarrollando hasta que tengan su sistema de termorregulación bien desarrollado. Estas plumas tienen dos funciones principales, que son reducir la dependencia térmica que el animal tiene con el ambiente que le rodea y proporcionar una protección física a la piel para protegerle de distintos factores de estrés ambiental (sol, rasguños, etc.).

Para saber exactamente las necesidades de calor que tienen los pollos en las distintas edades tenemos la siguiente tabla:

 

 

Otra forma más intuitiva de saber que los animales estén cómodos es valorar la situación y distribución de los animales en la pollera:

Figura 1: Distribución de los animales según la temperatura

La primera situación (arriba izquierda) es la situación óptima, los pollitos están dispersos ocupando la totalidad del espacio. La segunda situación (arriba derecha) vemos demasiado calor. Los pollitos se separan del foco de calor. La tercera situación (abajo izquierda) la temperatura es demasiado baja, los pollitos se encuentran todos rodeando el foco de calor. La cuarta situación (abajo derecha) es típica en sitios con corrientes de aire.

 

Ventilación:

Inicialmente es importante saber que los pollos toleran muy mal las corrientes de aire. Los problemas respiratorios, y por lo tanto de crecimiento, son frecuentemente debidos a ventilaciones excesivas. La ventilación suministra oxígeno a los pollos pero también ayuda a evacuar los gases que se generan por la evaporación y fermentación de la cama de paja (vapor de agua, dióxido de carbono, amoníaco, y otros).

En los sistemas de ventilación no forzada de las naves suelen coger aire limpio y fresco del exterior a través de las ventanas laterales y sale por las chimeneas.

 

Una ventilación deficiente puede provocar que el aire sea expulsado al exterior sin haber hecho una buena circulación por todo el interior de la nave y pueden aparecer problema cómo la acumulación de amoníaco y la consecuente irritación de las mucosas de los pollos (aparato respiratorio, ojos, etc.). (figura 2)

 

Figura 2: Sistema ventilación natural de una nave

 

Yacija:

El interior de las instalaciones debe estar cubierto de yacija de paja, virutas de madera, o un producto similar, con un grosor aproximado de unos 5 cm., y  que deberá ser renovado periódico La yacija es un factor importante en el aislamiento térmico de los animales, ya que impide el contacto directo y frío con el suelo de la nave. La yacija tiene también importancia en la absorción del agua y de las heces, de manera que ayuda a mantener la superficie seca.

Hay que tener en cuenta que si los pollos tienen frío dedican su aporte de energía ingerido en la dieta a priorizar el mantenimiento de su temperatura corporal y dejan de crecer.

Comederos y bebederos:

Los pollos tienen el pico sensible y no les gusta comer en superficies duras como por ejemplo una zona pavimentada, de ahí la importancia de tener unos comederos bien diseñados y adecuados. Encontramos diseños de comederos que se adaptan perfectamente a las distintas edades de los pollos, que generalmente tienen una medida variable que se ajusta perfectamente a la edad y altura de los animales.

 

Bebederos:

El agua es el alimento principal de los pollos. Se suele decir que beben el doble de lo que comen.

Los bebederos pueden ser en tetina, campana o en canal y deben mantenerse siempre limpios y evitar que proliferen en ellos posibles agentes patógenos y microorganismos que puedan resultar nocivos y ocasionar problemas.

Se aconseja también realizar controles periódicamente de la calidad del agua utilizada y, si fuera necesario, establecer una buena pauta de tratamiento de dichas aguas para su potabilización.

 

ALOJAMIENTO:

En la producción ecológica de pollos de engorde encontramos dos tipos de alojamientos posibles: fijos o móviles.

Alojamientos móviles:

Los gallineros móviles pueden tener distintos tamaños y pueden estar hechos de distintos materiales.

Los gallineros móviles comerciales suelen ser grandes y más complicados de mover ya que la mayoría traerán los sinfines de distribución de alimento, agua y electricidad fija. Con lo que la movilidad de dichos gallineros suele ser más reducida y generalmente se basa en un movimiento relativo, giran siempre  alrededor de un punto que es donde habrá las instalaciones fijas que se comentaban anteriormente.

Los gallineros móviles más pequeños se pueden mover fácilmente si no disponen de sistema de alimentación automatizado ni electricidad. Estos gallineros se pueden desplazar a cualquier parte de la pastura junto con sus bebederos, comederos y bombonas de gas para la calefacción.

gallinerosmoviles_albapique_cosntrunatura


Gallineros móviles comerciales medianos (Foto: Alba Piqué)

 

 

Los gallineros pequeños suelen tener la opción de poner unas ruedas en una de las puertas y se pueden levantar y tirar con un tractor de éste modo su movilidad es más rápida y fácil.

El precio de los gallineros móviles es variable, dependerá del material con el que esté hecho, las medidas, el fabricante, etc.  En Catalunya algunos productores de pollo de engorde ecológico han construido sus propios gallineros, con un coste que puede oscilar entre 3.000 y 4.000 con una superficie de 25 m2, pudiendo contemplar para ello opciones alternativas de bioconstrucción.

Alojamientos fijos:

Los alojamientos fijos pueden ser de tamaños y materiales diversos. De forma general suelen tener el sistema de alimentación y distribución de agua automática y suelen disponer de electricidad. En algunas explotaciones se han utilizado y adaptado antiguas naves en las que anteriormente se alojaban cerdos de engorde. En este tipo de instalaciones las rotaciones de pastura solamente se pueden hacer si la superficie que rodea la instalación se encuentra parcelada. Las rotaciones deben garantizar vacíos sanitarios de por lo menos 40 días.

 

ALIMENTACIÓN:

Las necesidades nutricionales de los pollos cambian mucho en función de su variedad genética. En las fases de crecimiento y acabado las necesidades nutricionales son variables dependiendo de la raza, edad de sacrificio fijada, clima, ambiente del gallinero y estado de las pasturas o patios. En las primeras edades, durante la fase de iniciación, es importante poder aportar las cantidades necesarias de algunos nutrientes importantes como la metionina y la cistina, y no caer en proporcionales de demasiada proteína. Los aportes nutricionales que los animales puedan encontrar en los patios o zonas de pastoreo y ejercicio dependerán de la cantidad y calidad de las plantas que se encuentren y del clima en el cuál esté la explotación y la frecuencia de salidas. De manera que en algunos casos es aconsejable el aporte de vitaminas A y D3.

Materias primas para la alimentación:

De los cereales que se pueden utilizar en la alimentación de las aves de engorde se debería dar prioridad al maíz o trigo y utilizar menos el centeno y la cebada, por contener algunos factores antinutritivos que por lo tanto no se deben incorporar en la ración en más de un 5% o un 10% respectivamente. Algunas veces también se utiliza el sésamo.

Como proteaginosas se pueden utilizar vezas, pero teniendo en cuenta que pueden contener taninos, habrá que escoger las variedades con menos taninos, especialmente para piensos para los pollitos de iniciación.

La soja es la principal oleaginosa que se utiliza, se suele someter a temperaturas elevadas (extrusión, torta de soja) para destruir sus factores antinutritivos. Algunas veces se utiliza la colza o el girasol.

Para satisfacer el resto de necesidades de vitaminas i oligoelementos se aconseja adquirir un complemento vitamínico y mineral comercial.

Si la explotación dispone de base territorial suficiente se recomienda poder utilizar los cereales y productos producidos en la misma explotación. De esta forma lo que denominamos como integración agropecuaria seria perfecta. No obstante, que la alimentación durante la primera fase de crecimiento, en la que el consumo es muy pequeño y es muy importante que la composición sea equilibrada y cubra todas las necesidades, se adquiera en algún establecimiento de fabricación de pienso autorizado. De esta manera, se utilizarían los cereales y productos de la propia explotación para las fases de crecimiento y acabado. En este caso debemos tener en cuenta también el grado de granulación de los distintos productos que utilicemos.

El sistema de  almacenamiento de los cereales debe tenerse ene cuenta: si tenemos cereales húmedos y mal conservados pueden facilitar la aparición de micotoxinas que pueden causar una disminución de la producción y problemas sanitarios importantes (trastornos digestivos y reducción del consumo).

Límites máximos de algunos ingredientes para la avicultura (%):

PATIOS Y PASTURAS:

Proporcionar a los animales, siguiendo el sentido lógico de la producción ecológica, la salida a un espacio exterior denominado pastura, zona de ejercicio o patio es un elemento común en todas las producciones ganaderas.

En el caso de las aves de engorde es un aspecto importante del manejo en la producción. Debemos asegurarnos de hacer una buena gestión de dichos espacios para limitar posibles problemas sanitarios. El suelo de estas zonas suele ser un reservorio de microorganismos, que tienen una vida más o menos larga y sus tasas de contaminación varían en función de la época del año en que estemos y de las condiciones climáticas. Algunos de ellos pueden tener una incidencia directa en la salud de los animales o en la calidad del producto final.

Los parásitos más importantes que debemos seguir de cerca cuando hablamos de los patios son los coccidios, a los que las temperaturas estivales suelen hacer desaparecer.

Las zonas más frecuentadas por los animales, son generalmente unos 20 metros alrededor del nido, donde se acumulan un mayor número de patógenos. Por este motivo es importante seguir correctamente los períodos de vacío sanitario de los patios cada  2 meses. Todas las precauciones y vacíos son válidos, pero aun así, es más importante no dar las condiciones óptimas para la proliferación de dichos parásitos y microorganismos. Es decir: debemos evitar que los patios tengan zonas encharcadas, evitar que los drenajes de los techos de los gallineros se viertan dentro de estas zonas de ejercicio y limitar la entrada de posible fauna silvestre que también puede ser portadora de algún patógeno.

Algunas veces se recomienda pavimentar una zona alrededor de los gallineros para asegurar que sea una zona limpia y, si fuera necesario, de fácil limpieza, desinfección y secado para evitar algunos de los problemas citados anteriormente.

El diseño de estas zonas de patio también es muy interesante. Sabemos que a las aves no les gusta verse expuestas, sin ninguna protección, a ojos de posibles aves rapaces u otras especies de fauna que les pudieran atacar. Por este motivo es indispensable dar a estos animales zonas con vegetación alta que proporcionan cobijo y espacios umbríos (importante en épocas de fuerte calor). De éste modo también nos aseguramos que los animales caminen y exploren la totalidad de la superficie dada.

Una correcta distribución de las aves en toda la superficie destinada a patio o zona de ejercicio también ayuda a que no encontremos acumulaciones de deyecciones en unas zonas concretas, dando como resultado a largo plazo, un suelo pobre sin vegetación y la contaminación de las aguas freáticas. Así pues, la asociación de cubiertas vegetales arbóreas, arbustivas y herbáceas es muy interesante y responde bien a las exigencias de las aves.  El establecimiento de cultivos como por ejemplo el maíz y los frutales, puede dar una doble utilidad del patio, agrícola y ganadera, pero debemos sopesar su aceptabilidad, viabilidad técnica y económica.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Zona de patio.Véase la importancia de tener árboles o instalaciones que den a los animales sombra en épocas de altas temperaturas.

(Foto: Alba Piqué)

 

AGENTES ETIOLÓGICOS Y SANITARIOS

El control de las parasitosis internas está relacionado con la correcta gestión de las densidades de animales dentro de los gallineros y gestión de las zonas de patio. Algunas explotaciones están trabajando con algunos tratamientos preventivos a través del agua de bebida con una picadura de ajos.

En cuanto a las bacterias las más importantes en aves de engorde son la salmonella (S. enteridis y S. typhimurium), la colibacilosis, el mycoplasma (M. gallisepticum y M. synoviae) y la pasturella (P. multocida). Para todos estos patógenos se han desarrollado vacunas, pero se ha visto que actuando en la limpieza y buen manejo de los distintos espacios es suficiente para controlar su proliferación ya que hay que considerar que la mayoría de estos patógenos están siempre presentes en el ambiente.

Los principales patógenos virales son el virus de la enfermedad de Marek, Gumboro, Newcastle y Rinotraqueitis infecciosa. Suelen ocasionar la muerte de los animales y pueden tener también una grave repercusión económica, disminución del rendimiento y de los índices de producción. Para protegerse contra los virus existen unos programas mínimos de vacunación dependiendo del tamaño de los lotes de animales y el posible contacto con otras aves.

Para las parasitosis externas se ha observado  que es mejor  que las aves dispongan de zonas con arena o cenizas para que los animales se puedan revolcar y frotar. Los principales parásitos externos son el piojo rojo y la sarna.

Los hongos también tienen un papel importante en estas producciones. Suelen crecer en cualquier sitio húmedo, mal ventilado, etc. El más común es el del género Aspergillus. La prevención es el tratamiento más eficaz, con lo que será importante mantener una buena higiene del ambiente, piensos, sitios de almacenamiento, estado de la yacija del interior de los alojamientos, etc.

Para terminar solamente nos queda decir que las aves tienen una sensibilidad elevada a los distintos factores que les puedan causar estrés. Unos animales estresados pueden disminuir mucho su productividad y rendimiento. Los factores de estrés pueden ser múltiples, falta de confort (temperaturas, humedad, etc.); desequilibrios nutricionales, agresiones entre los animales de un mismo lote (picajes, etc.)

Así pues, vemos que la producción de pollo de engorde en sistema ecológico está regulado por una serie de condiciones que debemos cumplir pero que no se alejan nada de lo que sería una ganadería y agricultura lógicas. No se separa mucho de lo que ya hacían nuestros abuelos.

Debemos tener en cuenta que no tendremos unas producciones ni ingresos comparables con los que se generan en la producción de pollo de engorde convencional pero contribuiremos a una armonización del espacio que nos rodea y de una gestión holística de nuestra finca.

 

 

Alba Piqué Serra

Veterinaria  licenciada por la Universidad  Autónoma de Barcelona

Máster en agricultura ecológica en Universidad de Barcelona

 

 

BIBLIOGRAFÍA

- LEROYER Joannie, LUBAC Stanislas (coord.). 2009. Produire du poulet de chair en AB. ITAB. 20 p. Disponible en: http://www.itab.asso.fr/downloads/fiches-elevage/cahier-
poulets-web.pdf

- Estadísticas Agricultura ecológica 2011 del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

- Alba Piqué Serra. 2011. Projecte de caracterització d'una explotació de pollastre d'engreix ecològic a la comarca d'Osona.

 

Comenta pinchando aquí
by-nc-nd Artículo con licencia: Creative Commons